El ALMENDRO DE LA MONTAÑA Y EL GUACAMAYO VERDE





October 2020
Written by: Sebastian Rotter
Translated by: Atzin Garcia



Uno de los árboles más importante del que probablemente nunca has oído hablar es el "almendro de la montaña” -su nombre científico es Dipteryx oleifera (antes conocido como Dipteryx panamensis) – y pertenece al género Dipteryx. Se encuentra en los bosques tropicales de Centro América, sobre todo en Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia. Este árbol llega a crecer entre 40 a 50 metros de altura y es la única especie de la familia de Dipteryx que forma parte de la CITES - the Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora, lo que significia

que es una de las 32,800 especies en peligro que aparece en los listados de la asamblea. CITES, se conforma de un tratado internacional integrado por 183 gobiernos, y tiene como objetivo garantizar que el comercio internacional de animales y plantas silvestres no amenace la supervivencia de las especies. El almendro de la montaña se integró en la lista del CITES de Costa Rica en el año 2003 y en la de Nicaragua en el 2007. Se encuentra en el Apéndice-III, esto indica que es protegido y su exportación controlada, por lo menos en la lista de los países en los que aparece. ¿Qué hace a este árbol tan especial?​




Una especie clave

El almendro de la montaña es considerado una especie clave (keystone specie en inglés). La definición del término “keystone” en el diccionario de Cambridge, hace referencia a la parte más importante de un plan, idea, etcétera; del cual todo lo demás depende. En Arquitectura, un “keystone” es la piedra del medio que mantiene la estructura de un arco, es la última pieza que se coloca y ayuda a que las otras piedras conserven su posición. Por lo tanto, “keystone specie” o una especia clave, hace referencia a una planta o animal - que es vital pare el funcionamiento y la sobrevivencia de todo un ecosistema. Sin estas especies claves, un ecosistema podría verse totalmente diferente e incluso podría no ser capaz de adaptarse a los cambios ambientales que la desaparición de una o varias de sus especias claves puede producir.


La relevancia del almendro de las montañas, el cual también es una especie endémica de Centro América, recae en sus frutos que empiezan a crecer cuando el árbol tiene 11 o 12 años de vida. Sus frutos son abundantes incluso durante temporada de sequía - las cuales suceden durante los meses de diciembre a abril - esto hace al árbol indispensable para la sobrevivencia de muchos animales que viven a sus alrededores. Además de todo esto, el movimiento de las especies frugívoras guían a que otras especies, por ejemplo sus predadores, hagan su cacería cerca de los almendros de la montaña. Así podemos ver como este árbol se conecta con la cadena de supervivencia de todo un ecosistema.



El Guacamayo Verde

Uno de los mayores beneficiarios del almendro de la montaña es el guacamayo verde (Ara ambiguous).





El ave es un perico grande que llega a medir entre 85 a 90 cm de largo. Se estima que hay alrededor de 2,500 pericos en Centro América, y su subespecie – el Ara ambiguous guayaquilensis- con un estimado de entre 30 a 40 ejemplares en Ecuador, lo que hace una de las especies más raras de pericos en el mundo.


La colorida apariencia del ave ha llevado a que algunas personas quieran tenerla como mascota, matarla por su plumaje o incluso suele ser asesinada por agricultores que la consideran una plaga en sus cultivos. Al igual que el almendro de las montañas, el guacamayo verde aparece en las listas CITES. El ave se encuentra en peligro de extinción, y esta listada en el Apéndice-I mundial de especies del año 1985.


En el año 2016 fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), en la categoría de “en peligro” (una categoría antes de “ peligro crítico” y dos antes de “extinto”). La principal amenaza para la supervivencia del guacamayo verde es la destrucción de su habitat - particularmente la desaparición del almendro de las montañas. Durante las temporadas de sequía, el 80% de la dieta del ave depende de los frutos de este árbol, además que dicha especie utiliza los huecos de este árbol para anidar. Sin la presencia del almendro de las montañas muchas especies, al igual que el guacamayo, no encontrarían suficiente alimento durante las temporadas secas y carecerían de lugares adecuados para anidar.


La caída del almendro de la montaña - ¿Por qué está desapareciendo?

A medida que el almendro de la montaña evolucionó durante miles de años, encontró maneras de protegerse de los peligros naturales. Desafortunadamente, esta evolución levantó el interés del predador más peligroso: el humano. La madera de este árbol es extremadamente densa - una de la más fuertes en el mundo - lo cual hace que sea resistente no solo a insectos como termitas y al agua, también tiene un alto aguante a los golpes. Por esta densidad, hasta mediados de los 80 solía ser difícil el trabajar con su madera. Sin embargo, las nuevas tecnologías de motosierras hacen ahora posible el talar y trabajar con estos árboles con mayor facilidad. Esto ha popularizado el uso de la madera del almendro de la montaña para proyectos de construcción pesada, como ferrocarriles y puentes, la manufactura de artículos deportivos o simplemente para el uso doméstico en forma de muebles o material de cubierta.


Costa Rica prohibió el uso de la madera de sus propios almendros de montaña en 2008, no obstante, sigue siendo el primer importador de esta materia a nivel mundial, principalmente de Nicaragua, el mayor exportador. Fuera de Centro América, los Estados Unidos son los principales importadores de madera de almendros de la montaña. A pesar que autoridades de Nicaragua han incluido este árbol en el Apéndice III de la CITES, y han reconocido la importancia y creciente escasez del almendro de la montaña, siguen sin ilegalizar la exportación de esta especie. La única acción que se ha tomado es monitorear las cantidades que se exportan. Sin embargo, es seguro asumir que la mayoría de las exportaciones no solo son de Nicaragua, sino de otros países como Panamá y Colombia, que provienen de poblaciones silvestres y se comercializan ilegalmente.


¿Qué podemos hacer?

Una vez que hayamos entendido la importancia del almendro de la montaña, es importante preguntarnos: ¿Hay algo que podemos hacer para prevenir que este árbol desaparezca de su hogar y con esto ecosistemas enteros que dependen de él, también desaparezcan?


En primer lugar, se debe evitar que estos árboles sean quitados de su habitat, ya que esto afecta el proceso de polinización que permite a los árboles repoblar y expandirse. En práctica, esto se complica si no existen leyes adecuadas en dichas naciones, que nazcan de una base que haga ilegal la tala de árboles, y que existan las autoridades adecuadas que hagan cumplir estas leyes.


Afortunadamente, hay iniciativas de organizaciones ambientales que tienen como objetivo salvar y repoblar el árbol almendro de la montaña, el cual de otro modo se habría perdido. Una de esas organizaciones es Planet Rehab con su campaña Just One Tree. La idea de la campaña Just One Tree es cultivar árboles jóvenes de almendro de la montaña en su finca Green Acres en Panamá, hasta que estén listos para ser trasplantados a regiones bio-sensibles en las selvas tropicales del área. Los árboles continuarán siendo cuidados y protegidos hasta que crezcan a su tamaño completo y proporcionarán alimento y refugio a todas las diferentes especies de la zona, al igual que sus contrapartes silvestres. Puedes encontrar más información sobre la iniciativa y los medios para contribuir patrocinando un árbol en https://www.planetrehab.org/just-one-tree.